Salud

Los mejores métodos para eliminar varices sin cirugía

Las varices se han convertido en una preocupación cada vez más incrementada entre una población bastante amplia, pues afectan especialmente a las mujeres y, además de ser un problema estético, está muy relacionado con la salud. Es necesario realizar el tratamiento adecuado en cada caso, pero muchas mujeres prefieren, razonablemente, no someterse a cirugía para tener que eliminarlas, pues en ese tipo de intervenciones siempre existe cierto riesgo.

En este artículo te explicamos en primer lugar qué son las varices y cómo prevenirlas, en caso de que todavía no padezcas este problema y quieras buscar formas de evitar llegar a tenerlo, si bien se trata de una dolencia que afecta actualmente al 80% de las mujeres, según algunos estudios. En cualquier caso, si ya padeces varices o has comenzado a notar su aparición, te explicamos también cuáles son los mejores métodos para eliminarlas sin pasar por quirófano.

Qué son las varices y cómo prevenirlas

Las varices son venas hinchadas, dilatadas o retorcidas que se ven bajo la piel, la mayor parte de las veces en colores rojo o azul, y por norma general localizadas en las piernas. Como hemos dicho, se trata de un problema que afecta especialmente a las mujeres. Aparecen debido a que la sangre se estanca en una vena, impidiendo así una correcta circulación de la sangre, de ahí que además de ser un problema de estética también esté relacionado con la salud, pues una circulación subóptima puede derivar en dolencias y problemas de salud mayores a la larga.

Este tipo de problemática suele venir dada cuando la persona pasa demasiadas horas de pie, ya que las venas se dilatan y, además de no verse estéticamente bien, también puede acarrear dolores, hinchazón, calambres y un perjuicio en la propia piel. Aunque es difícil evitar la aparición de este problema en muchos casos, sí existen ciertas precauciones que podemos tomar para reducir al máximo las posibilidades de verse afectadas por las varices, por ejemplo:

  • Mover las piernas. Como decíamos, permanecer demasiado tiempo de pie es uno de los principales factores de riesgo para la aparición de varices porque es cuando la circulación no se realiza correctamente, por lo que es necesario mover las piernas siempre que sea posible para reactivar la circulación.
  • Poner las piernas en alto. Esto es algo que puede hacerse mientras dormimos, poniendo una almohada o algún soporte en los pies de la cama para poder elevar las piernas entre 10 y 15 centímetros contribuirás a reducir la aparición de varices.
  • Cuidar la alimentación. Consumir fibra, beber mucha agua, limitar el consumo de grasas saturadas, etc. reduce el colesterol y supone un impedimento menos para la circulación.

Estas son las claves para conseguir reducir el riesgo de varices, si bien hay otras muchas cosas que podemos hacer, como practicar deporte adecuado, llevar un calzado cómodo que no fuerce la postura de las piernas, evitar la ropa ajustada y evitar asimismo las fuentes de calor, dándose duchas frías en las piernas para disminuir su temperatura.

Cómo eliminar las varices sin cirugía

Si ya has notado las primeras apariciones de varices o tienes un problema grave de estas, lo ideal es eliminarlas. Te verás mejor a ti misma y además solucionarás un problema de salud que a largo plazo podría ir a más, pues no tener una buena circulación sanguínea no es ninguna broma. Si estás buscando alternativas para eliminar tus varices pero no quieres entrar en quirófano, aquí te traigo los mejores métodos para eliminar varices sin cirugía:

Operación de varices sin cicatriz

El mejor método hasta la fecha, pues se trata de un tratamiento innovador y revolucionario que permite eliminar las varices sin intervención quirúrgica y que, además, no deja cicatriz. Su enfoque es similar a la cirugía clásica pero con numerosas ventajas: se trata de destruir o eliminar las venas que no están funcionando correctamente, y mientras en una cirugía normal este tipo de intervención deja diversas cicatrices y requiere ingreso hospitalario, este tipo de operación solo ofrece beneficios.

En primer lugar, el procedimiento no requiere ingreso, dura aproximadamente una hora, no requiere de baja laboral, la anestesia es meramente local, es menos doloroso, el riesgo de complicaciones es muy inferior y, por supuesto, no deja cicatrices. Si estás interesada en llevar a cabo este procedimiento, nuestra recomendación es contactar con clínica parc central, en Torrente, pues se trata de uno de los centros más especializados en esta intervención y su experiencia les avala.

Escleroterapia

Esta técnica está considerablemente probada y es muy segura, pero está indicada principalmente para los casos de microvarices. Consiste en inyectar una sustancia esclerosante (irritante) en la microvariz, mediante una aguja muy fina, para provocar una lesión en el vaso vascular, produciendo así que las venas afectadas se endurezcan. De este modo se evita que por ellas circule la sangre, por lo que es un modo de anular estas venas. Es decir, y básicamente, el objetivo es que la vena se cierre, consiguiendo así que la variz desaparezca.

Entre las ventajas de esta opción también figura el hecho de que no precisa anestesia ni hospitalización. Al no ser un procedimiento demasiado invasivo el paciente puede hacer vida normal sin problema, y lo mejor de todo es que se pueden observar resultados desde el primer día.

Microespuma

Es un tratamiento similar al de la escleroterapia, pero en lugar de inyectar un líquido se utiliza una espuma. La textura de la espuma es muy efectiva, ya que puede distribuirse de forma más completa por la vena que intenta cerrarse, pasa más tiempo en contacto con el vaso sanguíneo y el efecto que ofrece es mayor. Debido precisamente a su mayor efectividad, este tratamiento también es apto para venas más grandes, no solo microvarices. Además, es capaz de eliminar las varices con menos sesiones, por lo que en general es una alternativa preferible a la escleroterapia, siempre y cuando no estemos hablando de microvarices.

Esta técnica tampoco precisa ni de anestesia, ni de hospitalización, ni baja laboral, por lo que el paciente puede hacer vida normal sin problema aun estando en tratamiento.

Votos: 0. Valoración: 0/5
Compartir: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter